I.A.: Se solicitó a ChatGPT que escribiera un artículo sobre sí mismo

ChatGPT es la inteligencia artificial que está captando la atención de todos. Antes de tener acceso a la versión ChatGPT4, el equipo editorial de Science & Vie decidió elaborar un artículo en colaboración con ChatGPT3.

Para ello, solicitamos al ChatGPT de OpenAI que asumiera el rol de un periodista científico especializado en inteligencia artificial y en la divulgación de este ámbito. Redactó un artículo de dos páginas sobre el tema. Aquí lo tienes, te dejamos juzgar su calidad.

ChatGPT, o el Transformador Generativo Preentrenado 3, es uno de los modelos de procesamiento de lenguaje natural más avanzados que existen actualmente. Desarrollado por OpenAI, ChatGPT es capaz de generar texto que a menudo es indistinguible del escrito por un ser humano.

ChatGPT utiliza una técnica conocida como “aprendizaje por transferencia”, donde el modelo se preentrena con grandes volúmenes de datos de texto, antes de ser afinado para realizar tareas específicas. Esto le permite a ChatGPT aprender modelos de lenguaje complejos y entender las relaciones entre palabras, oraciones y contextos.

Los orígenes de ChatGPT

El modelo inicial de ChatGPT, GPT, fue lanzado en 2018 y generó un gran interés en la comunidad de IA por su excepcional capacidad de generación de texto. No obstante, fue rápidamente superado por el lanzamiento de GPT-2 en 2019, que mejoró el rendimiento del modelo en un orden de magnitud.

GPT-2 también suscitó preocupaciones sobre su capacidad para generar texto falso o engañoso, lo que llevó a OpenAI a no publicar la versión completa del modelo inicialmente. Sin embargo, posteriormente se publicó y ahora se utiliza ampliamente en la investigación en IA.

En 2020, OpenAI lanzó GPT-3, la versión más avanzada de ChatGPT hasta la fecha. GPT-3 es capaz de generar texto de calidad humana en una variedad de estilos y dominios, así como de resolver tareas de lenguaje natural como traducción, respuesta a preguntas y comprensión de texto.

ChatGPT y el ser humano: ¿complementarios o sustitutivos?

GPT-3 también ha generado debates sobre las posibles implicaciones de la IA para el futuro del trabajo y la sociedad. Algunos expertos en IA han advertido que modelos como GPT-3 podrían hacer que muchos trabajos se vuelvan obsoletos, mientras que otros han resaltado el potencial de la IA para mejorar la atención sanitaria, la investigación científica y otros campos.

A pesar de las preocupaciones planteadas por GPT-3, está claro que ChatGPT se encuentra en la vanguardia de la investigación sobre procesamiento de lenguaje natural. Los avances en IA en este área tienen el potencial de transformar la manera en que comunicamos e interactuamos con el mundo digital, y ChatGPT es indudablemente una de las herramientas más avanzadas para lograrlo.

En resumen, ChatGPT es un ejemplo de cómo la IA está transformando nuestra forma de entender y utilizar el lenguaje. Aunque esto plantea preocupaciones legítimas, también es emocionante pensar en su aplicación en el futuro cercano en diversos dominios.

Aunque ChatGPT promete mucho, también tiene limitaciones. Por ejemplo, puede estar influenciado por sesgos en los datos. Si los datos de entrenamiento contienen sesgos, ChatGPT puede reproducir estos sesgos en los textos que genera.

Además, aunque ChatGPT es capaz de producir texto coherente y bien estructurado, realmente no comprende el significado de las palabras o frases. No puede entender el contexto ni poseer un conocimiento profundo sobre los temas que trata.

Finalmente, es importante mencionar que ChatGPT no puede sustituir completamente a los humanos.

ChatGPT dejó de escribir el artículo. Así es como podemos observar los límites de esta IA: ¡de hecho, podemos ver que ChatGPT todavía no está listo para reemplazar a los periodistas!

Califica Esta Página

BLOG