Chat GPT: ¿El terapeuta, entrenador y nutricionista del futuro?

¿Has sentido alguna vez la urgencia de conversar con alguien a mitad de la noche, pero sin el valor o la posibilidad de agendar una cita con un psicoterapeuta? ¿Te has encontrado buscando frenéticamente en Google sobre la dieta más adecuada para ti, el mejor programa de entrenamiento para lograr tus metas deportivas o estrategias para avanzar en tu carrera profesional? ¿Y cuántos de nosotros hemos deseado contar con un entrenador personal que nos guíe en nuestras metas profesionales, nos ayude a desarrollar habilidades o a manejar situaciones complicadas en el trabajo?

Imagina un mundo donde, después de un día complicado, puedas no solo desahogarte sobre tus preocupaciones sino también recibir asesoría sobre cómo superar un desafío profesional, planificar estrategias para proyectos futuros o incluso aprender a gestionar mejor tu tiempo y recursos. Todo esto, sin necesidad de reservar una cita costosa ni de adaptar tu agenda para sesiones de coaching en persona.

En un entorno donde todo transcurre a una velocidad vertiginosa y nuestras preocupaciones y problemas no conocen de horarios laborales, la necesidad de obtener asesoramiento instantáneo y fiable es más acuciante que nunca.

¿Y si ChatGPT y otras inteligencias artificiales generativas fueran la respuesta a esta constante búsqueda de orientación y apoyo?

“ChatGPT, hoy he tenido un día difícil, ¿puedes escucharme?”
“Quiero comenzar un programa de fitness. ¿Por dónde empiezo?”
“¿Podrías sugerirme algunas ideas de comidas saludables para la semana?”
Para quienes aún no lo conocen, ChatGPT es un modelo de lenguaje avanzado capaz de entender y responder a un amplio espectro de “indicaciones” (instrucciones o solicitudes que se envían a un algoritmo de inteligencia artificial), con una precisión que en ocasiones puede simular una conversación con un ser humano.

El principal atractivo de estas herramientas radica en su accesibilidad y disponibilidad. A diferencia de los profesionales de la salud o entrenadores personales, que pueden resultar costosos, tener limitaciones geográficas o no estar disponibles en ciertos momentos, estos servicios son accesibles en línea, a menudo de forma gratuita o por un costo mínimo, y disponibles 24/7. Para quienes viven en áreas remotas o no cuentan con los medios para consultas regulares con un profesional, esta accesibilidad puede ser revolucionaria. Además, para los más introvertidos, puede representar una oportunidad de abrirse sin temor a ser juzgados o malentendidos.

Un enfoque potencialmente peligroso

Por tentador que parezca, es esencial desmitificar ciertos aspectos de este enfoque y los profesionales, en particular los médicos, expresan su preocupación por las consecuencias de estas nuevas prácticas.

ChatGPT, pese a su habilidad, sigue siendo una máquina. Recordando que ha superado exámenes médicos y jurídicos con éxito, no puede replicar los años de experiencia práctica, sabiduría o intuición que un verdadero entrenador profesional brinda a su cliente.

En ámbitos tan delicados y complejos como la salud mental y el bienestar, es crucial subrayar que, aunque puede entender y responder a un amplio espectro de solicitudes con una precisión asombrosa, la herramienta carece de emociones y empatía. Los seres humanos poseemos la capacidad única de percibir y reaccionar ante las emociones de otros, lo que es esencial en áreas como la terapia, donde la relación terapeuta-paciente es clave. Los mejores entrenadores personales, psiquiatras y psicólogos no solo ofrecen consejos; escuchan, formulan preguntas pertinentes y ayudan a sus clientes y pacientes a encontrar sus propias soluciones. Este nivel de interacción interpersonal es algo que una IA, por muy avanzada que sea, no puede proporcionar… aún.

Riesgo de errores o malentendidos

Incluso en el ámbito médico, si se consulta para regular el peso, la IA generativa no puede prescribir los análisis esenciales previos a cualquier tratamiento. En medicina, dietética y otros campos relacionados, muchas recomendaciones son personalizadas y requieren una evaluación detallada y un profundo entendimiento de la historia personal, las necesidades y los objetivos del paciente.

Otro riesgo a considerar es el de errores o malentendidos. Si un usuario recibe asesoramiento inapropiado o lo interpreta erróneamente, podría tener consecuencias graves, especialmente en temas de salud. Aunque este riesgo también existe con los profesionales humanos, estos suelen tener protocolos establecidos para minimizar errores y pueden ajustar sus consejos en tiempo real basándose en las reacciones de sus pacientes.

En el mundo empresarial, con sus sutilezas, dinámicas interpersonales y desafíos únicos, rápidamente se evidencian las limitaciones de un modelo basado exclusivamente en IA que no puede considerar el contexto completo de una situación.

Una exploración que debe abordarse con precaución

ChatGPT y otros modelos de IA ofrecen un sinfín de oportunidades y sin duda nos brindan una introducción al apoyo y reflexión sobre nuestras necesidades de asistencia. Pueden funcionar como herramientas complementarias en nuestra búsqueda de información y comprensión, pero en esta etapa sería imprudente utilizarlos como reemplazos de la interacción y el asesoramiento humano, tanto en nuestra vida personal como profesional.

La exploración de la IA es apasionante y nadie duda de que su capacidad para asistirnos en el día a día seguirá evolucionando y avanzando. Sin embargo, en esta aventura exploratoria, parece crucial considerar sus limitaciones y el valor inigualable de la experiencia, empatía, comprensión y pericia humana.

Califica Esta Página

BLOG