CHATGPT Y LAS PROFESIONES JURÍDICAS: UNA NUEVA MANIFESTACIÓN DEL FENÓMENO DE LA IA…

Es poco probable que haya pasado desapercibido el “ChatGPT”, un prototipo de chatbot desarrollado por la startup californiana OpenAI. Este fenómeno está agitando… ¡a casi todos! La comunidad jurídica también ha comenzado a discutir sobre el tema.
Nos sumamos al juego (antes de que se superaran las capacidades del sistema…). Comenzamos con algunas pruebas genéricas de generación automática de contenido, que son impresionantes, hay que admitirlo. Luego, superado el efecto “wow” y el aspecto lúdico (rápidamente), con algo más de audacia, hicimos preguntas más complejas…

Obviamente, muchas personas ya se han cuestionado sobre las capacidades de ChatGPT y lo han probado. Las conclusiones son bastante unánimes entre todos aquellos que han utilizado la herramienta: la rapidez y precisión de las respuestas son realmente sorprendentes. Sus posibilidades son impresionantes.

Algunos también han planteado directamente una de las “preguntas espinosas”: “¿Puede la inteligencia artificial reemplazar a los abogados?”. Esto fue lo que ChatGPT respondió:

“La inteligencia artificial puede ser utilizada para realizar algunas tareas que actualmente hacen los abogados, como analizar grandes volúmenes de datos jurídicos o ayudar a redactar documentos legales. Sin embargo, es improbable que pueda reemplazar completamente a los abogados u otros profesionales del derecho, al menos en el futuro cercano. Esto se debe a que la práctica legal implica tomar decisiones y resolver problemas complejos que van más allá de las capacidades de la tecnología de inteligencia artificial actual. Además, el sistema legal se basa en principios de justicia y equidad, difíciles de comprender y aplicar para la IA. Por estas razones, es poco probable que la IA reemplace a los abogados en el futuro cercano.

Una respuesta tan consensuada como reconfortante… Pero que revive el fantasma del abogado/robot, del juez/robot, etc. Esto no es nuevo; las cuestiones legales y éticas son conocidas, aunque aún no se han resuelto todas las respuestas.

Sin embargo, el uso de tecnologías y herramientas avanzadas “impulsadas” por inteligencia artificial ya es muy común, incluso en nuestro ecosistema jurídico: IA en la gestión de contratos, en investigación jurisprudencial, etc. son solo algunos ejemplos de lo que ofrece, en particular la legaltech, a los profesionales del derecho, para simplificar su trabajo diario.

La utilización de inteligencia artificial en sistemas de apoyo a la decisión, incluso dentro de nuestro sistema judicial, como lo que se hace en salud, es un mito que podría volverse realidad. Pero ciertamente, este anuncio (aún en Estados Unidos) de que una IA (diseñada por DoNotPay) asistirá y asegurará la defensa de un litigante, revive los fantasmas de una justicia deshumanizada.

Coincidimos en que ChatGPT es “un divulgador de la ley” y representa, como tal, una oportunidad para ahorrar tiempo, para formular respuestas muy adecuadas a preguntas que no solo son simples, sino también más complicadas.

Esto se aplica, al menos en parte, a la opinión de Olivier Babeau, presidente del Instituto Sapiens, quien afirma: “la calidad de este chatbot podría hacer innecesario recurrir a humanos para muchas tareas relativamente cualificadas. Este es el lado inquietante de la revolución laboral: después de eliminar las tareas repetitivas y poco cualificadas, la automatización está devorando gradualmente capas de actividades que requieren competencia e incluso (y esto es nuevo) creatividad.

Pero al introducir una verdadera dosis de complejidad, ambigüedad, humor o ironía en tu solicitud, ya sea legal o de cualquier otra índole, probablemente tus expectativas se verán defraudadas. Las sutilezas del lenguaje y los matices de la ley no emergen de la magia de la IA; el sistema no está diseñado para eso. Así que dejemos las fantasías a un lado, al menos por ahora.

Además, con ChatGPT surge la posibilidad de un revuelo en la educación, tanto en el ámbito jurídico como en otros. Tal vez hayas escuchado sobre:
– ChatGPT pasando el examen de abogacía (Estados Unidos);
– El entusiasmo de los estudiantes por esta, digamos, “fuente de inspiración”, como otros pudieron haber recurrido en otros tiempos a cierta enciclopedia colaborativa…

Desde el regreso a la “entrevista sorpresa” para algunos, hasta el uso de herramientas de control para otros, pasando por nuevas formas de enseñar y evaluar… Lentamente se están creando contramedidas.

Podríamos eventualmente enfrentarnos al “síndrome de la calculadora”: su uso no necesariamente ha hecho que las personas sean mejores en matemáticas. Para los bien formados, es una herramienta valiosa que amplía su capacidad de ir más allá. Pero también ha eliminado la capacidad de cálculo mental de parte de la población. En algún momento, la muleta se convierte en prótesis; sustituye sin mejorar. Disminuye lo que se suponía que debía elevar. Por supuesto, te dejamos libre de formar tu propia opinión sobre los defectos y virtudes de la IA en la educación.

Podemos intentar luchar y resistirnos a estas transformaciones. Pero algo parece seguro: la IA facilita la recopilación de información y permite escribir más rápido, ya sea que aún estés estudiando o no. Y lograr liberar tiempo para pensar, liberar ese famoso “ancho de banda” para ser creativo, ¿no es ese, en realidad, uno de los grandes beneficios de la digitalización?

Con la condición de no limitarnos a “marcar la casilla” de los “entregables”, ¿no sería una oportunidad demasiado buena para perderla, la posibilidad de (re)centrarse en construir reflexiones y posturas auténticas?, en la curiosidad y la importancia de (re)aprender a hacer las preguntas adecuadas.

¿Cuál es, después de todo, la fortaleza en nuestro entorno de la competencia estratégica-jurídica de los profesionales del Derecho, ya sea aumentada o no, de la cual podemos legítimamente dudar si es, a corto o mediano plazo, reemplazable?

Además, siguiendo la misma línea, sin ser demasiado “reactivo”: ChatGPT no cita sus fuentes, lo cual sigue siendo un tema real, especialmente en lo que respecta a la fiabilidad de la información proporcionada… Pero, ¿no sería esta también otra área en la cual la experiencia y formación podrían tomar plenamente su lugar de nuevo?

En cualquier caso, con el uso generalizado de la IA en nuestra vida jurídica diaria, lo que está en juego está cambiando. Con otra certeza: que será necesario ofrecer otras garantías, particularmente en términos de seguridad, transparencia, control y responsabilidad.

Califica Esta Página

BLOG