Elon Musk moviliza su chatbot Grok para enfrentarse de nuevo a OpenAI

Elon Musk anunció la publicación del código fuente de Grok, su competidor en inteligencia artificial generativa frente a ChatGPT. Optando por el código abierto, esta estrategia permite implícitamente al empresario estadounidense lanzar otro ataque contra OpenAI, cuyas políticas no son de su agrado.

En el conflicto entre Elon Musk y OpenAI, no solo está en juego el aspecto legal, sino también toda una batalla de comunicación. A principios de marzo, la empresa fundada por Sam Altman asestó un fuerte golpe en este terreno al revelar fragmentos de correos electrónicos enviados por Elon Musk. El objetivo: desvelar su postura contradictoria sobre las políticas de la compañía.

Grok se convertirá en código abierto

Esta vez, es el turno del multimillonario estadounidense de intentar golpear a su antigua empresa, de la cual se separó en 2018 debido a diferencias de opinión. En un tuit publicado el 11 de marzo en X (anteriormente Twitter), anunció que esta semana se liberaría el código fuente de Grok, su chatbot interno.

Según los planes de Elon Musk, Grok se considera el rival de ChatGPT, la inteligencia artificial generadora de texto de OpenAI. Este proyecto se hizo público en noviembre de 2023, cuatro meses después del lanzamiento de xAI, la empresa especializada en IA encargada de llevar a cabo este proyecto, y de paso competir con OpenAI y el resto de la industria.

Desde entonces, Elon Musk ha estado promocionando a Grok, sugiriendo que su nueva IA es mucho más objetiva, franca y precisa que otros sistemas. En otras palabras, Grok ofrecería respuestas más verídicas y también sería capaz de abordar preguntas delicadas sin el filtro de la “corrección política”, un tema que se ha vuelto obsesivo para él.

Un ataque contra OpenAI

La apertura del código de Grok (código abierto) también es otra manera de diferenciarse de ChatGPT, recordando de manera implícita la distancia que mantiene OpenAI en este ámbito, según Elon Musk. De acuerdo con el empresario, la compañía incluso debería cambiar su nombre a ClosedAI para ilustrar esta “traición” a los compromisos iniciales.

Esta posición también se refleja en sus críticas: “Hoy en día, la página web de OpenAI continúa afirmando que su objetivo es asegurar que la inteligencia artificial ‘beneficie a toda la humanidad’. Sin embargo, OpenAI se ha transformado en una subsidiaria de código cerrado de la mayor empresa tecnológica del mundo: Microsoft.”

Estas críticas no son nuevas. Ya fueron expresadas hace cuatro años, tras el acuerdo entre Microsoft y OpenAI. Desde entonces, el implicado se ha posicionado frecuentemente en contra de su antigua empresa, solicitando una moratoria sobre el futuro de ChatGPT o exigiendo detener la integración de ChatGPT en Bing, el motor de búsqueda de Microsoft.

OpenAI había atraído críticas en el ámbito del código abierto, debido a un cambio en su visión inicial. “Estábamos equivocados. Estuvimos completamente equivocados”, admitió Ilya Sutskever, uno de los cofundadores de OpenAI y científico jefe del proyecto, en marzo de 2023, poco después del anuncio de GPT-4.

Para los demás fundadores de ChatGPT, las acciones de Elon Musk reflejan principalmente amargura y resentimiento por no formar parte de una empresa que está experimentando un crecimiento explosivo. Un indicio de esto sería la insistencia con la que afirma que sin él, ChatGPT no existiría.

En los correos electrónicos que publicó la empresa, Elon Musk parece estar maniobrando para intentar tomar el control de OpenAI de varias maneras, incluyendo la movilización de Tesla, otra de sus empresas, dedicada al mercado de los automóviles eléctricos. Incluso intentó influir en la financiación de la empresa, sin éxito.

Califica Esta Página

BLOG