Sam Altman (ChatGPT) busca tranquilizar a los humanos preocupados por la IA

“Siento una gran empatía por los sentimientos de las personas, cualesquiera que sean sus opiniones” sobre ChatGPT, expresó el jueves a la AFP Sam Altman, líder de OpenAI, quien ha iniciado una revolución tecnológica con esta plataforma de inteligencia artificial (IA) generativa desde hace un año.

A pesar de su éxito, ChatGPT y otras interfaces capaces de generar textos, imágenes y sonidos con una simple solicitud también han levantado serias preocupaciones acerca de los riesgos para la democracia (por la desinformación masiva) o el empleo (por la sustitución de profesiones), en particular.

“Realmente esperamos que los creadores adopten estas herramientas y que les sean de ayuda”, señaló Sam Altman refiriéndose a los artistas que han mostrado su descontento con las aplicaciones de OpenAI.

“Por supuesto, tendremos que hallar un modelo económico viable”, reconoció. “Y será necesario permitir que las personas decidan si desean participar o no”.

Artistas, programadores y escritores (incluido George R.R. Martin, autor de la saga “Juego de Tronos”) presentaron este año una demanda contra OpenAI y otros competidores de la startup californiana, acusándolos de utilizar sus obras para crear sus interfaces sin respetar los derechos de autor, sin consentimiento ni compensación.

En Hollywood, la reciente huelga histórica de guionistas y actores se enfocó en particular en sus preocupaciones sobre el uso de la IA generativa para explotar sus trabajos.

– China y la IA –

Sam Altman no solo enfrenta adversarios. Al salir de la conferencia, los asistentes de Apec, admiradores del empresario, lo rodean para tomarse selfies con él.

Cuando se le pregunta sobre el uso de la IA en China, menciona que “no sabe mucho sobre cómo China emplea la IA”.

“Esto está fuera de mi campo de especialización”, agregó.

La cumbre de Apec estuvo marcada por la rivalidad entre Estados Unidos y China, inmersos en una intensa competencia económica y política.

Y para muchas organizaciones estadounidenses, la preocupación es el modelo social, mientras que incluso el presidente Joe Biden ha llegado a considerar al líder chino como un “dictador”.

Beijing utiliza la IA para la vigilancia de la población, especialmente a través del reconocimiento facial.

En abril, las autoridades anunciaron que las herramientas de IA generativa serían inspeccionadas y deberían “reflejar los valores socialistas fundamentales y no incluir (contenido relacionado con) la subversión del poder estatal”.

– Elecciones estadounidenses –

La regulación de la IA también se debate en los parlamentos europeo y estadounidense, pero con el objetivo de que no se use para discriminar, manipular o defraudar.

OpenAI y otros gigantes estadounidenses de la IA están solicitando nuevas normativas, siempre y cuando “no frenen parte del increíble progreso que está ocurriendo”, dijo Sam Altman.

El gobierno de Estados Unidos está particularmente preocupado por el papel que jugará la IA generativa durante la campaña electoral de 2024.

La tecnología facilita la creación de montajes hiperrealistas (deepfake) y contenido falso, y por tanto, campañas de desinformación.

“Hay muchas incógnitas, aún no sabemos de qué es capaz la IA generativa en términos de video en particular”, admitió Sam Altman durante la conferencia.

“Pero va a ocurrir rápidamente y de manera intensa en un año electoral y tendremos que estar atentos para reaccionar conforme ocurra”.

Califica Esta Página

BLOG