¿Se debería prohibir ChatGPT en las escuelas? Para este investigador, la respuesta es “no”

ESCUELA – Una herramienta impresionante para muchos, “un loro aproximado” para Jean-Noël Barrot, ministro delegado encargado de la transición digital, y una fuente de ansiedad para los educadores. ChatGPT, tanto fascinante como preocupante, ha sido prohibido por Sciences Po a finales de enero. Mientras este software estadounidense, capaz de redactar textos en respuesta a preguntas simples, se convierte en tema de conversación, muchos docentes debaten si deberían prohibirlo o aprovecharlo.

Para Anne Cordier, la respuesta es evidente. En una entrevista con HuffPost, la profesora e investigadora en ciencias de la información y la comunicación de la Universidad de Lorena, considera que las escuelas deben “aprovechar” esta inteligencia artificial.

HuffPost. Las tecnologías ocupan un papel importante en la escuela. ¿Esto preocupa a los profesores?

Anne Cordier. Es complicado enseñar sin tecnología. Sin embargo, es el grado de integración de estas últimas en la enseñanza lo que varía según las circunstancias y los profesores. Actualmente, un alumno o estudiante las utiliza para aprender, para desarrollar sus textos, completar sus tareas… PowerPoint ya es una tecnología y no representa ningún problema. De hecho, la preocupación radica más en el intervencionismo tecnológico en el aprendizaje. Nos preguntamos “¿hasta qué punto delego el aprendizaje a la máquina? Y ¿en qué medida sigo siendo, al fin y al cabo, el autor?”.

¿Exacerba ChatGPT esta preocupación?

Es interesante que realmente tuvo que ser la prensa la que presentara ChatGPT para que viéramos a las comunidades docentes hablar de ello. Al final, parece que el frenesí mediático alrededor de esto ha generado ansiedad entre los profesores. Lo que me sorprendió fue la afirmación de que obligará a los profesores a reconsiderar su forma de enseñar, como si no lo hubieran hecho ya desde hace mucho tiempo. Mis colegas, como todos, han enfrentado la crisis sanitaria de lleno y sus prácticas pedagógicas fueron cuestionadas y cambiadas en ese momento, sin opción.

Pero sí, ChatGPT es diferente y levanta todo tipo de preguntas. De hecho, creo que preocupa más a los profesores universitarios que a los de secundaria o preparatoria. Me sorprende lo que escucho en la universidad. Algunos profesores me dicen que dejarán de asignar tareas de comentario y crítica a sus estudiantes debido a ChatGPT, aunque esta herramienta sea intelectualmente limitada y nunca reemplace al ser humano.

¿Cómo se explica que esta preocupación alrededor de ChatGPT sea mayor en la universidad que en la secundaria?

Creo que es porque en la universidad hemos estado abordando el tema del plagio de manera significativa desde hace varios años. Hay casos de plagio cada año y están aumentando. Además, la forma en que funciona ChatGPT y lo que produce puede parecer que compite con los trabajos que pedimos a los estudiantes. Cuando se les pide que comenten cualquier hecho, ChatGPT también puede hacerlo, con todas las limitaciones ya mencionadas. Y aún persiste la idea de que el estudiante, más experimentado tecnológicamente que uno de secundaria, pueda adoptar más fácilmente la herramienta en casa. Los estudiantes de secundaria, y especialmente de preparatoria, no están tan afectados. En realidad, les estamos dando ideas más que nada (risas).

Pero, al final, ¿no eran todas estas preguntas y ansiedades en torno a ChatGPT las mismas cuando llegó Internet y sitios como Wikipedia?

Sí y no. Sí, en el sentido de que cada vez que llega un objeto técnico al que se le atribuyen capacidades intelectuales cognitivas, planteamos la cuestión de la autoridad docente y la responsabilidad de esta herramienta en el aprendizaje. Sin embargo, para mí, la comparación termina ahí porque Wikipedia, por ejemplo, es una creación completamente humana y colaborativa. No es la misma fascinación que por ChatGPT, que es un agente conversacional y nos sorprende con su capacidad de generar correos electrónicos y respuestas factuales.

¿Debería prohibirse ChatGPT en las escuelas o deberíamos enfrentarlo e incluso incorporarlo en los currículos escolares?

Cuando se menciona la prohibición, no concuerdo. Principalmente porque no tendría sentido a nivel social ya que estas inteligencias artificiales serán cada vez más parte de nuestro entorno. Más bien, deberíamos considerarlas como herramientas de aprendizaje. Esto me parece fascinante: analizar qué perspectiva del mundo nos brinda esta herramienta y destacar su aspecto totalmente saneado.

Lo que captó mi interés es que nadie, desde el inicio, mencionó que ChatGPT no cita fuentes en sus respuestas. He buscado extensamente y no encuentro esto mencionado en ningún sitio. Y esto resulta sumamente intrigante en términos de educación mediática e informacional. Por lo tanto, no, no debería ser prohibido. Es un recurso que debemos aprovechar, sin temor. Necesitamos cuestionarnos sobre su origen, lo que implica, lo que aceptamos de él y hasta qué punto. Es crucial educar a los estudiantes sobre qué es. Definitivamente, hay mucha reflexión ética que realizar.

En cuanto a la ética: ¿utilizar ChatGPT es hacer trampa?

Ese es un gran debate entre colegas. Realmente no tengo una respuesta para esta pregunta porque hay un vacío legal en torno a ChatGPT. Es normal que los estudiantes recurran a recursos en línea para completar sus trabajos, pero cuando lo hacen, se espera que aporten sus propias ideas y perspectivas. Por lo tanto, usar las respuestas de ChatGPT tal cual plantea interrogantes. Como agente conversacional, es relativamente impecable. Nunca te insultará, nunca se desviará de manera inapropiada, es muy educado. Sin embargo, la manera en que genera contenido no es transparente. No consulta fuentes, y eso es inviable en el trabajo estudiantil. Sería extremadamente riesgoso para ellos tomar al pie de la letra lo que ChatGPT propone cuando selecciona fuentes al azar.

Califica Esta Página

BLOG